DESIERTROPICAL

Emilio Martínez y Bia Santos, 2005.

En la proyección de video hay dos escenas de viaje; viaje de encuentro al mar, dos paisajes: desierto / bosque, sur de Europa y norte de Brasil. La duración es exactamente un minuto.
El video graba dos escenas de viaje; viajes de encuentro con el mar, dos paisajes: desierto / bosque, sur de Europa y norte de Brasil. La duración es exactamente un minuto.
El lugar visto desde una imagen en movimiento, una imagen capturada a través del parabrisas de un automóvil. ¿Podrías crear tu propio cine a la velocidad de un automóvil?
Quizá esta es la pregunta que guía el proyecto “Desiertropical”, donde lo más importante no sería el resultado final, si no el proceso de construcción de la obra, que comienza con un viaje por las carreteras españolas en agosto de 2003 con capturas de imágenes de los pasajeros. Como cualquier viajero, el registro de asimilación, de este momento pasajero, de este camino que conduce a algún lugar.
Este camino áspero, seco y verdoso dialoga con las imágenes capturadas en enero de 2004 en carreteras brasileñas, con vientos húmedos y un exceso de verde que cruza nuestros ojos, construyendo imágenes de este movimiento continuo. Pero a partir de sesenta minutos de captura de imágenes, se reducen a un minuto, durante este tiempo el movimiento de la cámara hace que la línea del horizonte de los paisajes se encuentre continuamente, logrando por unos momentos, sin embargo, la película no se detiene, son momentos efímeros… Vida, viaje, naturaleza, identidad, diferencia y encuentro en un minuto.