Una de las artistas feministas pioneras más influyentes es Louise Bourgeois, con sus obras que tienen como foco las cuestiones de identidad e intimidad, con carácter autobiográfico, lo cual genera una reflexión que da voz a experiencias concretas. Conceptos como el “placer”, el “deseo”, la “sexualidad” y el “género” pasan a ser revisados, y se convierten en metáforas para representar lo no representado.

Una obra que podemos destacar de Louise Bourgeois en este sentido es Cells, que en general son espacios cerrados, íntimos, con apropiaciones de elementos domésticos que hacen referencia al miedo. Miedo es dolor, en muchas ocasiones considerado dolor por estar disfrazado. “Por medio del auto conocimiento, se identifica y se comprende el mecanismo de nuestros miedos. Dejamos de depender de lo desconocido y la representación llega al fin” . Louise Bourgeois, a través de su intimidad, ha traído al público la mujer que se escondía entre las paredes, con el coraje de hacer fuerte a sus deseos, miedos y frustraciones, dándose a conocer a través de la revelación pública.

Texto: Bia Santos |08/10/2006