«…espacio de comunicaciones abierto por la interconexión mundial de los ordenadores y las memorias de los ordenadores.»(1)

El término ciberespacio surge en los años 80, en la literatura del Ciberpunk, acuñado por Willian Gibson, quien además del término ciberespacio también introduce el termo Matriz, para referirse al ciberespacio como una red global de simulación. En este ambiente artificial, las relaciones sociales “navegan” indiscriminadamente, permitiendo la circulación de informaciones en forma de imágenes, sonidos, textos, etc. Este espacio virtual está en vías de globalización planetaria y constituye un espacio social de cambios simbólicos entre personas de los más diversos lugares del planeta.

Actualmente el ciberespacio puede ser comprendido a partir de dos perspectivas:

1) como vía expresa de informaciones a través de la conexión de ordenadores en redes

2) como realidad virtual. Para tener acceso a la vía expresa de la información, es necesario que sean establecidas las “condiciones ambientales” del ciberespacio. El ambiente construido es la expresión material que permite conexión con un nuevo sistema de relaciones sociales. Esas condiciones solamente son posibles a partir de aparatos especiales que incluye ordenador, pantalla, ratón, conexión telefónica, proveedor de acceso, redes telemáticas y otros medios electrónicos aptos para conectarnos con el ciberespacio. Estas formas estáticas, a las cuyas estamos físicamente conectados, nos transportan a través de la virtualidad, hacia un mundo donde prevalecen nuestras sensaciones. La experiencia del tiempo y del espacio no existe “ en las cosas visibles del ciberespacio”, pero sí aparecen, en cambio, en la zona de lo subjetivo.

Con relación a la realidad virtual, esta es una alteración radical en la forma de concebir el tiempo y el espacio. Segundo Pierre Lévy(2) , “lo virtual no se opone a lo real, pero sí a lo actual”. En la filosofía, es virtual el que existe en potencia y no en acto. Lo virtual es la extensión de lo real, es decir, es lo real latente. El tiempo instantáneo y espacio virtual son los nuevos vectores que se insertan y se articulan en el ambiente constituido por la sociedad en red telemáticas. El ciberespacio es el ambiente que permite innumerables posibilidades del mundo real. El mundo virtual se caracteriza no propiamente por la representación, sino por la simulación. Esta simulación es efectivamente, una de las posibilidades de lo ejercicio del real. Así que afirmamos que el ciberespacio no esta desconectado de la realidad. En el ciberespacio, el espacio de flujo realiza un proceso de desmaterialización de las relaciones sociales conectadas en red.
Lo que era físico adquiere ahora una dimensión inmaterial en forma de impulsos eléctricos. Al entrar en el ambiente del ciberespacio, el usuario experimenta la sensación de estar en un espacio transnacional, en el cual las referencias de lugar y caminos que ella transita para moverse de cualquier punto a otro cambia substancialmente.

(1)LEVY, Pierre. Cibercultura. São Paulo, Ed. 34 Literatura, 1999. p. 92. (libre traducción)
(2)LEVY, Pierre. O que é virtual? São Paulo, Ed. 34 Literatura. 1996. p. 16. (libre traducción)

Texto: Bia Santos |11/10/2006