Así pues el espacio íntimo de la casa, después del exhibicionismo de los medios y de la proliferación de imágenes de las estancias particulares, hoy en día parece reducido a los armarios y cajones de una habitación. Como dice Gaston Bachelard “ El armario y sus estantes, el escritorio y sus cajones, el cofre y su doble fondo, son verdaderos órganos de la vida psicológica secreta”(1) . Los secretos que son guardados en los interiores de las casa, solamente están escondidos dentro de los cajones, los cuales pueden ser puestos al descubierto por una cámara secreta.

«Cuando se da a los objetos la amistad que les corresponde, no se abre el armario sin estremecerse un poco. Bajo su madera rojiza, el armario es una almendra muy blanca. Abrirlo es vivir un acontecimiento de la blancura.»(2)

Quizá esa cámara revele lo que hay escondido en esos cajones, pero el espacio del armario es todavía el local de intimidad que no se abre a cualquiera, existe una identidad marcada dentro de esos espacio; donde se guardan objetos personales, recuerdos, historias, detalles que solamente son revelados por los usuarios, que pueden posibilitar la apertura, pero pueden no revelar sus contenidos.

Lo que podemos ver al movernos por la casa son las posibilidades de caminos por recorrer; los espacio en comunicación recorridos por el que transita por la casa permiten percibir que las puertas y ventanas, no son solamente las que dan acceso físico al interior de la casa. El espacios habitado está más allá del espacio geométrico. La intimidad defendida por Bachelard en la contemporaneidad pasa a ser rota por los nuevos espacios que van surgiendo. Pero, Bachelard(3) reconoce que a veces la casa crece, se extiende, vivimos en ella la seguridad y la aventura por turnos. Es celda y es mundo. La geometría transciende.

Para Paul Virilio(4) , la estructura arquitectónica tiene como elementos paredes, puertas, ventanas, chimeneas, etc. Siendo la primera ventana la puerta, -puerta-ventana- necesaria al acceso y, por tanto, la realidad de la residencia, ya que es imposible concebir la casa sin medios de acceso. La ventana propiamente dicha. Sería la segunda, considerando así como tercera ventana a la televisión. Ventana removible y portátil que se abre sobre un “falso día”.

Como resume Paul Virílio(5) “puerta-ventana” constituye una abertura, un comienzo para el acceso inmediato e indiferenciado de las personas, de los objetos, de la luz del día y de la visión directa, al mismo tiempo que funciona como una ventilación baja, en ligazón con la ventilación alta de la chimenea, la ventana especializada es selectiva, interrumpe la pasaje de los cuerpos, es una perforación, una abertura “mediata” para la iluminación solar y para las vistas ampliadas. En cuanto a la pantalla de la televisión, se trata de un selector de imágenes electrónicas, una media audiovisual, para un iluminación indirecta, la del tubo catódico(6) .

Siguiendo el planteamiento de Paul Virílio, donde a casa pasa a tener otra arquitectura después de la inclusión de los nuevos medios de comunicación, podríamos considerar como la cuarta ventana, el ordenador, a través de la red, medios en los cuales las personas no necesitan salir al exterior. Es posible moverse sin salir del lugar, la velocidad no está en el “Tren” o en el “coche” y sí entre los “postes”. Hoy estar conectado es estar abierto a las posibilidades del mundo. Esta nueva ventana que se abre hace que las personas pasen a tener otros tipos de relaciones con el exterior, lo cual influencia directamente sus relaciones interiores. Se pasa a generar un simulacro de la realidad, no una realidad inventada y sí otra manera de comportase ante a los demás – una manera virtual. Lo virtual, para Pierre Lévy(7) no es lo opuesto a lo real, sino una forma de ser que favorece la creatividad y deja ver algunos de los asuntos que la presencia física inmediata nos ha llevado a tratar con superficialidad. Afirma igualmente que la cultura humana va en dirección hacia lo virtual y por eso deberíamos asumir tres retos: el reto de abordar un concepto adecuado de virtualización, el reto de establecer una relación objetiva entre los procesos de hominización y la virtualización, y el reto de comprender desde un punto de vista sociopolítico, la mutación contemporánea que implica la extensión de lo virtual de modo que podamos ser actores de ella.

En este momento surge una vida paralela a la vida real, una vida virtual que nos proporciona el desplazar a un nuevo espacio, el llamado ciberespacio. Este nuevo sitio que pasa a formar parte de la casa, proporciona en la sociedad actual nuevos desdoblamientos de actividades que hacen que la casa deje de ser solamente un local del hacer domestico y de descanso, pasando a tornarse un espacio de trabajo, ocio y entretenimiento. Los tele trabajos, los juegos electrónicos, los Chats, la compra por la red, hacen ahora ecos en la vida cotidiana.

El espacio de la casa deja de ser privado y pasa a ser invadido por todo un movimiento tecnológico insertado en la cultura de masas, como dice, Todd Gitlim(8) , “aunque el espacio residencial haya sido separado del espacio profesional, el mundo externo entró violentamente en el hogar, en la profusión de los medias”. Podemos percibir que en las tramas de las comunicaciones, de la televisión y sus “voyeurismo”, de la red y sus controles, aparecen espacios donde lo que se busca es la no privacidad, la perdida de lo individual, el público, el sexo sin cuerpo, la no identidad.

«Las grandes etapas evolutiva de la humanidad surge en el momento en que se remodela el fundamental de la vida humana: la comunicación. A cada nuevo proceso de comunicación, todo se renueva en le seno de la sociedad, inclusive la propia vida del hombre.»(9)

En la sociedad del siglo XXI la casa pasa a tener otros espacios de comunicación, si para Barchelard los muebles guardan secretos escondido, son espacio reservados a la intimidad de cada Ser, pueden guardar también los controles de las tecnologías que invaden a cada instante la sociedad de hoy. Controles de la tercera ventana defendida por Paul Virílio, que hoy dispone su evolución a través de la TDT(10) – Televisión Digital Terrestre – la llamada Televisión interactiva, la unión del aparato de TV con la informática, y tiene como propuesta tornar a espectador parte integrante del proceso de comunicación, haciendo que sea parte activa y no más pasiva de este proceso. Así ese proceso de la cultura de masa que tanto habla Todd Gitlim e muchos otros teóricos, a partir de esa avalancha tecnología el consumo incontrolable, el control de la opinión, el voyeurismo, el exhibicionismo, harán cada vez más presente una sociedad donde el pueblo pasa horas incontrolables asistiendo a televisión, escuchando la radio, oyendo músicas grabadas, jugando a los videojuegos, conectándose a Internet y así, hasta que la próxima ola tecnológica vuelva a surgir.

(1)BACHELARD, Gaston. LA poetica del espacio. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1983. p.111.
(2)ibidem p.115.
(3)BARCHELARD, Gaston. A poética do espaço. São Paulo: Martins Fontes, 1993. p:66
(4)VILIRIO, Paul. O Espaço crítico. Rio de Janeiro: Ed. 34, 1993. p:62
(5)Íbidem: pp:62-63.
(6)El tubo catódico (CRT o Cathode Ray Tube en inglés), fue inventado por Karl Ferdinand Braun. Este componente es un dispositivo de visualización utilizado en la mayor parte de las pantallas de ordenadores, televisiones y osciloscopios. El tubo catódico fue desarrollado por los trabajos de Philo Farnsworth y lo utilizó en los televisores hasta principios de los años 2000, siendo sustituido progresivamente por las pantallas de plasma, LCDs, DLP y otras tecnologías. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Tubo_de_rayos_cat%C3%B3dicos. [consulta:15/01/2006].
(7)LÉVY, Pierre. O que é Virtual; traducción Paulo Neves. São Paulo: Ed.34, 1996.
(8) GITLIN, Todd. Mídias sem limite. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira, 2003.
(9)PERUZZOLO, A.C. O homem, a comunicação e a tecnología. A razão. Santa Maria, 13 mar.1994. p. 15 (libre traducción)
(10)Es el nombre popular con el que se conoce en España al estándar DVB-T (Digital Video Broadcasting – Terrestrial), diseñado para la transmisión de emisiones de televisión mediante técnicas de modulación y codificación digitales, frente a la televisión tradicional donde la imagen y el sonido analógicos se transmiten mediante modulación analógica.
Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Televisi%C3%B3n_Digital_Terrestre. [consulta:15/01/2006]

Texto:Bia Santos | 25/03/2007