Cuando usamos la palabra íntimo referimos a lo que estar muy dentro en el interior, lo que en general no se deja a la vista. Generar una situación de intimidad, es tener parte de la vida de una persona que se considera que no ha de ser observada desde el exterior, y en general afecta solamente a la persona, pues son los sentimientos y aspectos más profundos e interiores de cada Ser. Compartir la intimidad con otros, es tener una relación de confianza, de amistad, una relación familiar, tener protección. Romper esa situación es muy difícil para las personas en general, pues la intimidad es lo que tenemos de mas restricto y profundo sobre nosotros mismo. Compartir la intimidad es deja a la vista lo que tenemos en nuestro interior, es adentrar en los espacios que sentimos seguros, que en general preservamos como espacio íntimos, como por ejemplo el hogar.

El término “hogar ” se usa generalmente hoy en día, para designar el lugar donde una persona vive, donde siente seguridad y calma. En esto se diferencia al concepto de «casa», que sencillamente se refiere a un lugar habitado. En el hogar nos sentimos protegida, nuestra intimidad la compartimos con quien tenemos relaciones más próximas, que en general son nuestros familiares y amigos.

La casa o mejor dicho el hogar que hoy consideramos como espacio privado no fue así en todas las épocas., “En el siglo XVI era raro que alguien tuviera una habitación sólo para él. Pasaran más de cien años hasta que las habitaciones a las cuales se podía retirar uno de la visión del publico empezaron a aparecer, y se las llamaba las habitaciones privadas” . En esa época las habitaciones eran de múltiple uso, todo los espacio eran públicos, así la privacidad era algo desconocido, las habitaciones no tenían funciones especializadas. A partir del siglo XVII empezaran a construir un nuevo modelo de casa donde ya aparecen las habitaciones, el salón para recibir y estar, una cocina separada, surgiendo así la idea de casa.

Pero hoy en día, la relación entre espacios públicos y privados dentro de un hogar ha variado. Con la invasión de la cultura de masa y la necesidad de exponer y denunciar una situación, el público ya no estar fuera y sí hace parte del cotidiano y pasa a ser compartido por millares de personas.

Texto:Bia Santos |25/03/2007